Connect with us

Internacionales

Brasil: Asesinaron a otro votante de Lula Da Silva

Publicado

el


Un hombre de 39 años fue asesinado a puñaladas en un bar en el noreste de Brasil por otro que ingresó al lugar en busca de votantes de Luiz Inácio Lula da Silva, el tercer ataque mortal en el país de un partidario del líder de izquierda antes de las elecciones en las que el domingo enfrentará al presidente Jair Bolsonaro.

No estaba clara la filiación política del agresor, que era buscado por la policía luego del ataque en un bar de la región metropolitana de Fortaleza, estado de Ceará, en el noreste de Brasil, informaron este martes autoridades y medios.

Según testigos citadas por un comunicado de la Policía Civil, la investigación apunta a un asesinato con motivaciones políticas.

Un hombre de 59 años entró al bar el sábado pasado en Cascavel, en el Gran Fortaleza, preguntando: «¿Quién de acá va a votar a Lula?».

La víctima le respondió desde su mesa: «Yo voto a Lula», de acuerdo con el relato de una fuente de la Secretaría de Seguridad Pública de Ceará citadas por el diario O Povo, de Fortaleza. En ese momento, el agresor lo atacó y lo acuchilló en el pecho.

El periódico Diario do Nordeste dijo que la víctima fue identificada como Antonio Lima, de 39 años, y que en medio de la discusión se escucharon los nombres de Lula y del presidente Jair Bolsonaro. La víctima no tenía antecedentes criminales y murió cuando recibió atención de paramédicos llamados por los parroquianos del bar.

El asesino está siendo buscado por la Policía Civil (investigaciones) del estado de Ceará, según informó la institución.

En la recta final para las elecciones del domingo, este es el tercer caso de homicidios de electores de Lula por seguidores de Bolsonaro.

Otras muertes

El 9 de septiembre pasado fue asesinado en una fábrica en Confresa, estado de Mato Grosso, un elector de Lula por parte de un compañero que era un activista bolsonarista que intentó decapitarlo con un hacha y que se encuentra detenido.

En julio pasado, en Foz do Iguazú, ciudad fronteriza con la provincia de Misiones, el dirigente del PT Marcelo Arruda, que festejaba su cumpleaños 50 con una remera con la cara de Lula, fue asesinado a tiros por un agente penitenciario federal que irrumpió con su arma en la fiesta al grito de «Acá manda Bolsonaro».

En el debate del sábado pasado, Jair Bolsonaro dijo no tener responsabilidades por los casos de violencia política en el país.

El coordinador de la campaña de Lula, el senador Randolfe Rodrigues, dijo a Télam la semana pasada que uno de los motivos por intentar vencer sin necesidad de balotaje es la tensión y violencia política que el entorno del candidato del PT ve si es que hay otras cuatro semanas hasta la segunda vuelta del 30 de octubre.

La violencia sacude a Brasil

Una estudiante que se movilizaba en silla de ruedas fue asesinada este lunes por un alumno de 14 años, hijo de un policía y fanático ultraderechista, que irrrumpió con un arma y a los tiros en una escuela pública cívico-militar de la ciudad brasileña de Barreiras, en el estado de Bahía, informó la policía.

El asesino fue baleado y se encuentra detenido tras tirotearse con la policía, según la cadena de noticias TV Bahía.

El adolescente de 14 años había dejado mensajes en redes sociales de que se iba a convertir en famoso a partir de hoy con el ataque, que había planificado porque se consideraba «santo» y «superior» a los nordestinos, los habitantes de la región más pobre del país, donde está ubicada Bahía, debido a que se había mudado allí a disgusto desde Brasilia.

El joven vestido con uniforme negro era alumno del establecimiento y llegó a la Escuela Municipal Eurides Santanna de la ciudad de Barreras, interior de Bahía, a las 7.20, luego del ingreso de todos los alumnos. En la puerta, según testigos, comenzó a disparar y los alumnos corrieron hacia una puerta lateral para salir del establecimiento.

El vocero policial Aparecido Freitas dijo que el objetivo del asesino era una adolescente en sillas de ruedas con discapacidades, llamada Jeane Da Silva Brito, de 20 años, a la que le disparó dos veces y la cortó con un cuchillo.

«Vistiendo un uniforme negro, usando anteojos oscuros, entró armado desafiando a todos. El disparó dos veces y cortó a la víctima con un cuchillo. Cuando la policía llegó, le disparó y fue alcanzado», explicó Freitas. «No lo podemos creer; comenzamos a correr cuando comenzó a disparar. Estamos en shock e intentando proteger a los alumnos», afirmó la coordinadora pedagógica Mónica Patricia a la TV Bahía.

El agresor fue detenido e internado en el Hospital General del Oeste, en Barreras, una región agrícola del interior del estado de Bahía.

El asesino escribió un manifiesto de 29 páginas en redes de la llamada ‘deep web’ donde los investigadores detectaron que compartía informaciones con grupos nazis. En uno de los párrafos dijo que el era iluminado y santo y que no merecía compartir su tiempo con «gente inferior», además de lanzar insultos racistas contra el noreste, la región más pobre del país que estigmatizada por los grandes centros urbanos del sudeste y el sur porque desde allí partió escapando de la sequía y la misería la gran masad e trabajadores de servicios y de la construcción de Brasil.

«Nunca pensé que esta mierda del noreste iba a ser tan repugnante con lesbianas, gays y marginales que se creen dignos de conocerme y de conocer mi santidad. Sentirán la ira divina», aseguró.

Las interacciones en el mundo digital, según la Policía Civil (investigaciones) se daban en la red llamada True Crime Community, donde el usaba el número 88 para identificarse supuestamente para identificarse con el saludo nazi Heil Hitler y con los «incel», los jóvenes integralistas del celibato que propagan misoginia.

El joven también pensaba que iba a morir en el ataque ya que escribió: «Dentro de poco estaré con mi cara, ojos, pulmones y otras partes del cuerpo siendo devoradas por gusanos».


Auspician

Tiempo en Sáenz Peña