Connect with us

Economía

El Banco Central compra dólares, pero no alcanza: tras pago al FMI, se achica el poder de fuego

Publicado

el


Este miércoles, el Banco Central compró u$s5 millones en el mercado de cambios y, así, cumple el octavo día consecutivo sin perder reservas. Este es un buen dato porque hace meses que no lograba mantener una racha de adquisición de dólares tan larga.

Sin embargo, no logra engrosar las reservas porque los embolsos que viene realizando son pequeños. En esta semana y un día, logró sumar cerca de u$s30 millones.

La situación de las reservas

Además, este 22 de septiembre realizó el pago de u$s1.900 millones al Fondo Monetario Internacional, dato que reduce las reservas brutas por debajo de los u$s40.000 millones. Así las cosas, el economista y director de CyT Asesores Económicos, Camilo Tiscornia, señala que, «si la tendencia sigue como hasta ahora, vamos a terminas 2021 con un nivel de reservas similar al de fines del año pasado», cuando rondaron los u$s39.800 millones.

Sin embargo, aclara que «la gran diferencia es que en este 2021 hubo una expansión monetaria muy fuerte a lo largo del año». Y esto no es una buena noticia. ¿Por qué? Porque, según indica Tiscornia, tenemos la misma cantidad de reservas pero con una emisión monetaria elevada, lo que implica que el BCRA perdió poder de fuego para controlar el mercado de cambios. Es decir: tiene la misma cantidad de reservas brutas pero hay muchos más pesos en la plaza.

Asimismo, recuerda que, más allá del pago de este miércoles, en enero, hay otro más chico al Fondo y, después,está el de marzo, cuando se deberían pagar u$s3.500 millones, que se suma también a un vencimiento del Club de París.

 

«En ese escenario, vamos hacia una etapa más compleja para el dólar porque se trata de un momento en el que no hay tanta entrada de divisas y quedan todos los pesos que se volcaron al mercado en diciembre por los gastos de fin de año dando vueltas» anticipa.

La estrategia del BCRA para enero y febrero

A su turno, el economista Fabián Medina espera que «el BCRA va a seguir acumulando reservas en las próximas semanas y va a tener que seguir pagando hasta tanto no se firme el acuerdo». Pero señala que lo que se pagó al Fondo se podría reintegrar al país una vez que se firme el acuerdo.  En ese sentido, opina que la incidencia de estos pagos constituye «un problema momentáneo, que se va a poder paliar, en parte, con el ingreso de las liquidaciones de la cosecha fina que falta de acá a mediados de enero, que es más de u$s900 millones».  Entonces, sostiene que eso representa un ingreso de dólares a buen ritmo por un tiempo más.

Y, sin dudas vendrá muy bien, aunque no compense la pérdida total dado que Tiscornia advierte que, cuando calculamos las reservas netas, hoy rondan los u$s3.500 millones, lo que también evalúa como un dato preocupante porque define el poder de reacción del BCRA ante la necesidad de desembolsos eventuales.

En cambio, señala que «el gran activo de estos días es el superávit comercial que se está dando gracias a la liquidación de la cosecha fina, que en tres semanas y media reportó más de u$s1.500 millones». Lo preocupante, sin embargo para Tiscornia es que, a pesar de ese dato, no logra comprar volúmenes mayores de dólares.

En una línea similar, el economista Jorge Neyro observa que «la situación de las reservas es crítica y el pago al FMI las sigue disminuyendo». Al igual que Tiscornia, menciona que las compras de los últimos días no son sustantivas, pero prevé que el BCRA va a tratar de atravesar el verano con una administración de reservas discreta y «que le permita poder hacer frente a sus compromisos de deuda y con una escasez de reservas creciente».

En ese contexto, tal como señala Tiscornia, una vez pasada la liquidación de la cosecha fina que se lleva adelante estos días y que dura hasta mediados de enero, la próxima meta será llegar a abril, cuando aparece la venta de soja.

Así, prevé que enero y febrero estarán muy complicados.  Sin dudas, será un fuerte desafío para el BCRA surfear esa ola veraniega que viene agitada y con mucha demanda de dólares, como suele suceder durante los primeros dos meses de cada año.

 

Fuente: IProfesional


Auspician

Tiempo en Sáenz Peña